El sesgo de Status Quo es un tipo de sesgo cognitivo que implica que las personas prefieran que las cosas permanezcan como están o que el estado actual de las cosas sea el mismo. 

Este sesgo puede tener un efecto en el comportamiento humano, pero también es un tema de interés en otros campos, como la sociología, la política y la economía.

Al ser consciente de cómo el sesgo de status quo influye en sus decisiones y comportamientos, puede buscar formas de reducir el sesgo en las elecciones que realiza todos los días.

sesgo status quo

Sesgo cognitivo del Status Quo

El cambio puede ser algo aterrador para mucha gente, y es por eso que muchos tienden a preferir que las cosas simplemente sigan como están.

En psicología, esta tendencia se conoce como el Status Quo, un tipo de sesgo cognitivo en el que las personas muestran una preferencia por la forma en que están las cosas actualmente.

Cuando ocurren cambios, las personas tienden a precibirlos como una pérdida o detrimento.

El sesgo de Status Quo puede hacer que las personas se resistan al cambio, pero también puede tener un poderoso efecto en las decisiones que toman.

En una serie de experimentos controlados, Samuelson y Zeckhauser encontraron que las personas muestran una preferencia desproporcionada por las elecciones que mantienen el Status Quo. A los participantes se les formuló una varieda de preguntas, por ejemplo, en las que tenían que asumir el rol de tomadores de decisiones en situaciones que enfrentan individuos, gerentes y funcionarios del gobierno.

Con base en los resultados, los investigadores notaron un fuerte sesgo de Status Quo en las respuestas. Al hacer una elección importante, las personas son más propensas a escoger la opción que mantiene las cosas como están actualmente. Esto minimiza los riesgos asociados con el cambio, pero también hace que las personas pierdan beneficios potenciales que incluso podrían superar los riesgos.

¿Por que la gente tiende a tener un sesgo tan fuerte para el Status Quo?

Una cantidad de otros sesgos cognitivos apoyan la existencia del sesgo de status quo. Uno de estos se conoce como el sesgo de aversión a la pérdida. Esencialmente, las personas tienden a poner un mayor énfasis en el potencial de pérdida en lugar del potencial de ganancia cuando contemplan un cambio.

Al considerar sus opciones y elecciones, las personas se enfocan más en los que pueden perder que en cómo podrían beneficiarse, incluso en los casos en que las ganancias potenciales superan las posibles pérdidas.

Por ejemplo, la investigación de Samuelson y Zeckhauser (1988) encontró que los trabajadores más jóvenes eran más propensos a inscribirse en una plan de seguro médico que tenía mejores primas y deducibles, mientras que los empleados mayores eran más propensos a seguir con sus planes anteriores pero menos favorables.

Como explican Kahneman y Tversky (1979), “las pérdidas son mayores que las ganancias”. En otras palabras, el potencial de pérdida se destaca en la menta de las personas mucho más fuerte que el potencial de ganancias.

En el caso de elegir un plan de seguro de salud diferentes, los empleados de más edad pueden estar más preocupados por minimizar cualquier posible pérdida en lugar de arriesgarlo todo con algunas ganancias potenciales. Saben qué esperar de su plan actual, por lo que no están dispuestos a correr el riesgo en un nuevo plan, aunque el cambio podría brindar beneficios financieros.

La mera exposición, o la tendencia a preferir las cosas simplemente porque son familiares, también pueden jugar un papel. Los investigadores han descubierto que las personas prefieren una gran variedad de cosas simplemente porque están familiarizadas con ellas, incluso palabras, rostros, imágenes e incluso sonidos.

Muy a menudo, las cosas que creemos que preferimos solo se favorecen porque estamos más acostumbrados a ellas.

miedo al cambio

Impacto del Status Quo

El sesgo de Status Quo puede tener un impacto serio en una gran variedad de decisiones cotidianas. Algunos ejemplos del Sesgo Status Quo.

Comida

Considere sus experiencias comiendo en diferentes restaurantes. Si eres como muchas personas, puede que te encuentres pidiendo el mismo plato del menú cada vez que visites tu restaurante mexicano favorito. Algunos de los platos nuevos del menú pueden parecer tentadores, pero ya sabes que estarás satisfecho con tu viejo favorito.

En lugar de probar un plato nuevo, y correr el riesgo de que no te guste, prefieres mantenerte en tu zona de confort. Esto minimiza el riesgo de posibles pérdidas (no está satisfecho con lo que ordenó), pero también se pierde los posibles beneficios, como encontrar un plato aún mejor que tu favorito.

Servicios

Seguir con tu proveedor actual de telefonía o internet es otro ejemplo de cómo el sesgo de status quo puede influir en las decisiones cotidianas. Aunque otro proveedor podría ofrecer mejores servicios a un precio más bajo, ya estás familiarizado con las tarifas, las opciones y el servicio al cliente de tu proveedor actual. El sesgo de Status Quo puede llevarlo a quedarse dónde está, en lugar de arriesgarse con una opción de servicio desconocida pero potencialmente mejor.

Dinero

Este sesgo también puede tener un impacto en las elecciones de vida más importantes que pueden afectar sus finanzas, sus elecciones políticas e incluso su salud.

Por ejemplo, el sesgo se usa a menudo para explicar por qué las personas no aprovechan las oportunidades de inversión y ahorro. En lugar de colocar su dinero en inversiones que tienen cierto grado de riesgo, las personas a menudo dejan su dinero en cuentas de ahorro de bajo rendimiento.

Si bien mantener el dinero en una cuenta de ahorro es de bajo riesgo, también lleva a las personas a perder oportunidades financieras beneficiosas. El sesgo de status quo lleva a las personas a mantener su situación financiera tal como está actualmente, en lugar de correr riesgos. Y así es muy difícil avanzar.

Política

En política el status quo también se usa a menudo para explicar la mentalidad conservadora. Las personas que se identifican como conservadoras tienden a centrarse en mantener las tradiciones y mantener las cosas como están. Esto evita los riesgos asociados con el cambio, pero también se pierden los posibles beneficios que podría traer el cambio.

Salud

El sesgo de status quo también puede tener un impacto en las decisiones de salud que las personas toman. Un estudio encontró que cuando se les da la opción entre su medicación actual y una medicación aún mejor, las personas están predispuestas a elegir su medicina actual. En lugar de arriesgarse a probar un medicamenteo desconocido que puede tener efectos desconocidos, las personas prefieren seguir con lo que saben, incluso si no es potencialmente tann bueno como las alternativas.

Conclusión

Por supuesto al igual que muchos otros sesgos cognitivos, el status quo tiene beneficios. Debido a que evita que las personas corran riesgos, el sesgo ofrece un cierto grado de protección. Sin embargo, esta prevención de riesgos también puede tener efectos negativos si las alternativas en realidad brindan mayor seguridad y beneficios que el estado acutal de las cosas.

El Status Quo te impide mejorar
Rate this post
Categorías: Inteligencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *