¿Qué es la IN?

La inteligencia nutricional es comprender la interacción entre los alimentos que comemos y el impacto que tiene en nuestro bienestar, salud y enfermedad; y usando este entendimiento para hacer mejores elecciones de comida.

Vivimos en un mundo en el que estamos mejor conectados y tenemos acceso a casi toda la información que necesitamos a nuestro alcance. Desafortunadamente, esto también puede llevar a la sobrecarga de información y abrumar; Parece que cada semana hay un nuevo súper o una mala comida y no es fácil saber a quién escuchar.

La nutrición puede ser simple. Es cierto que todos somos diferentes a nivel bioquímico; La genética juega un papel, al igual que el género, la edad y el estilo de vida. Pero si observa detenidamente, verá que los requisitos dietéticos y las recomendaciones para muchos desequilibrios de afecciones de salud son muy similares.

Cuando se trata de atención médica preventiva, el primer paso en cualquier protocolo de manejo nutricional es casi siempre el Balance de azúcar en la sangre. En un nivel básico, carbohidratos y proteínas, carbohidratos y proteínas.

La nutrición no consiste en eliminar grupos de alimentos, dietas maravillosas o incluso eliminar por completo algunas indulgencias no tan nutritivas. El conocimiento es poder: si tiene una comprensión básica de cómo funciona su cuerpo y qué nutrientes necesita para hacer su trabajo, será fácil para usted tomar mejores decisiones.

Algunas personas se sienten atraídas naturalmente por los alimentos nutritivos, otras no tanto. Pero como cualquier otra cosa en la vida, tener conciencia y conocimiento es una habilidad aprendida disponible para todos nosotros.

Tenemos diferentes requisitos dietéticos que afectan nuestras elecciones de alimentos, así como restricciones presupuestarias, restricciones de tiempo y niveles de habilidad cuando se trata de preparar alimentos. Pero no importa cuáles sean, es posible lograr una buena salud y, lo que es más importante, prevenir la mala salud.

Ser creativo con la comida y trabajar en lo que hace que tu piel y tu cabello sean más saludables, lo que te mantiene en movimiento durante todo el día sin sentirte agotado o lo que te hace sentir más feliz dentro de ti puede ser un proceso divertido; La nutrición tiene el poder de hacer de tu mundo un lugar mejor.

¿Qué es el CI Alimenticio?

Cuando se trata del desarrollo de los niños, tanto los padres como los pediatras prestan mucha atención a las habilidades motoras y al desarrollo del habla. Los hitos se encuentran con alegría (y se comparten sin cesar con los abuelos). Sonriendo, aplaudiendo, esa primera «Mama», todo es tan increíble.

¿Adivina qué? El desarrollo del paladar también es importante. Tal vez no hayas oído hablar de Inteligencia Nutricional antes, pero también es una habilidad, la habilidad apropiada para la edad de reconocer y disfrutar de cantidades adecuadas de buena comida.

Para mantener las cosas divertidas, y un poco menos intimidantes, a menudo nos referimos a la Inteligencia Nutricional como el «IQ» de su bebé.

Aquí está la cuestión, en la evaluación del Dr. Alan Greene, muchos niños en los Estados Unidos todavía no son nutricionalmente inteligentes. Como él señala, en realidad están retrasados ​​en el desarrollo cuando se trata de nutrición. Basta con mirar las cosas que los niños estadounidenses comen. Las únicas verduras en la lista de las 25 mejores cosas de las que obtienen sus calorías son las papas fritas y las papas fritas. Y las únicas frutas en esa lista están en forma de jugo. Es un triste estado de cosas.

La buena noticia es que, al igual que las habilidades motoras o del habla, hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a su pequeño a desarrollar un coeficiente intelectual de alimentos saludable a medida que crece.

Una vez que los padres ven el IQ de los alimentos de sus hijos como un aspecto importante del desarrollo, es fácil (sin mencionar la diversión) cultivar el paladar de un pequeño. Simplemente ofrezca a su hijo una amplia variedad de alimentos nutritivos. Y hazlo una y otra vez para que aprendan muchos sabores. Para los niños muy pequeños, puede tomar hasta 6 o 10 intentos para aprender a gustar algo con notas amargas o agrias. ¡Pero no se rinda! Vale la pena ¿Y esas caras que hacen a medida que se acostumbran a ellos? No tiene precio. ¡Compártelos con los abuelos!

Solo una cosa más: no olvides ser un modelo a seguir. Cuanto más selectivo es un padre, es probable que el niño sea más exigente. Así que sumérgete en tu próxima comida familiar. Si hay algo que no te gusta pero quieres que sus hijos coman, toma uno para el equipo.

Inteligencia Nutricional
5 (100%) 2 vote[s]