Si retrocedieramos el reloj unas décadas, no era raro que el criterio predominante que las organizaciones usaban para identificar a los posibles líderes fuera un alto cociente intelectual. Era una creencia común que una persona con inteligencia cognitiva tomaría buenas decisiones y conduciría a la organización hacia el éxito.

Debido a este enfoque en la inteligencia cognitiva, las escuelas de negocios han enseñado que la buena toma de decisiones consiste en recopilar todos los datos relevantes, analizarlos y luego utilizar el razonamiento lógico para obtener el mejor plan de acción. Se trata de cómo usar la cabeza.

Pero si bien la inteligencia común es importante, existen otros dos tipos de inteligencia que hacen que un líder sea efectivo.

Reconociendo la importancia de la inteligencia emocional

A pesar de todo el énfasis en el cociente intelectual,  creo que la mayoría de la gente puede recordar el encuentro con un individuo en posición de liderazgo que era un pensador brillante, pero que tuvo una gran dificultad para entender cómo conectarse con las personas. 

Estos líderes luchan cuando los miembros de su equipo no pueden comprometerse con una decisión, particularmente cuando la ven como el curso de actuación obvio.

A finales del siglo XX, muchos autores introdujeron el concepto de inteligencia emocional en el foro de liderazgo. Aprendimos que un individuo con un alto coeficiente de inteligencia puede influir en los demás al desarrollar una comprensión de cómo conectarse con las personas en un nivel emocional, frente a simplemente usar el razonamiento lógico. Se llego a la conclusión de que los grandes líderes necesitan trabajar tanto con la cabeza como con el corazón.

En 2002, Daniel Kahneman, un psicólogo de la Universidad de Princeton, ganó el PremioNobel Memorial en Ciencias Económicas. Su investigación demostró que los seres humanos toman decisiones primero por razones emocionales y luego por razones racionales. Su investigación pionera solidificó nuestra idea de que tanto la cabeza como las emociones son componentes críticos en el conjunto de habilidades de un líder eficaz.

El tercer factor de inteligencia de liderazo: El carácter

Lo que ahora se está volviendo evidente es que hay un tercer factor igual de importante que los dos anteriores. El tercer factor es el CC (Cociente de Carácter)

El cociente de carácter representa la fuerza de un personaje. Si bien su cerebro puede ser valioso para otra persona (como un empleador), sus creencias solo tienen valor para usted.

El cociente de carácter plantea la cuestión de que suma pedirías para comprometer tus creencias. Una persona con un CC alto no es probable que comprometa sus creencias en base a tentaciones como el dinero o una promoción. Esta integridad los convierte en un gran activo para su organización.

Al identificar a las personas que generarán éxito e importancia a largo plazo, se descubre que los elementos necesarios para lograrlo son:

  • Mente Fuerte (Alto CI)
  • Gran capacidad para influir en las personas emocionalmente (Alto CE)
  • Fuerte Carácter Positivo (Alto CC)

¿Por qué es el carácter tan importante cuando se trata de liderazgo efectivo?

Veamos las implicaciones de los escenarios que involucran a líderes que no tienen los tres elementos clave:

1. Influencia limitada: cuando el líder es inteligente y tiene un carácter positivo, pero carece de la capacidad de comprender completamente la inteligencia emocional y su impacto en las relaciones, puede ser limitado en su capacidad para influir en los demás en situaciones clave. No es ideal: los resultados pueden ser buenos en lugar de excelentes.

2. Pobres habilidades de toma de decisiones en negocios: cuando el líder tiene fuertes habilidades de inteligencia emocional y un carácter positivo pero carece de un alto nivel de intelecto, es posible que no pueda identificar o crear la mejor decisión en una situación particular. De nuevo: resultados buenos vs excelentes.

3. Valores desalineados: cuando el líder tiene un coeficiente de inteligencia alto y un CE alto (inteligente y con capacidad de influir) pero tiene graves defectos de carácter que producen intenciones nefastas, la organización y/o las personas que lideran podrían estar en un gran problema. En este caso, en lugar de bueno vs excelente, se puede desencadenar un desastre.

Identificando un líder con rasgos positivos de carácter

No hace falta decir que todos queremos que las personas de las que dependemos tengan un buen carácter. Sin embargo, las organizaciones a menudo se limitan a depender de procesos deficientes o ningún proceso para evaluar el carácter. A menudo, la evaluación del carácter de un individuo se basa en la intuición y lo que sabemos sobre el historial de la persona.

Par construir y mantener culturas de alto rendimiento, las organizaciones deben adoptar un enfoque más disciplinado para evaluar el carácter y deben incorporarlo a las normas culturales de la organización. Ahora están surgiendo herramientas y procesos que pueden ayudar. Por ejemplo, las herramientas de evaluación del comportamiento se pueden usar como parte del proceso de entrevista del candidato. Hay una evaluación psicométrica llamada MERIT Profile que mide 10 competencias relacionadas con los personajes. Además, los procesos se están introduciendo en las organizaciones para responsabilizar a los empleados por lo que logran y la forma en que lo logran. La parte de cómo está conectada a los valores de la organización que están estrechamente vinculados con los rasgos de carácter positivo.

Cuando se trata de liderazgo, el personaje importa

El primer paso es reconocer la importancia del personaje y su impacto en el comportamiento y la toma de decisiones. Una vez que esto sucede, se puede enfatizar el carácter como parte de una filosofía de construcción de una cultura que enfatiza tanto  CI como CE y CC. Al incorporar principios positivos en la cultura organizacional, una organización puede confiar en su liderazgo en todos los niveles, lo que aumentará su efectividad y desempeño general.

Liderazgo efectivo: 3 Tipos de Inteligencia que Necesitas
5 (100%) 1 vote
Categorías: Inteligencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *