La fijación funcional es un tipo de sesgo cognitivo que implica una tendencia a ver que los objetos solo funcionan de una manera particular. Por ejemplo puede ver una chincheta como algo que solo se puede usar para sujeta papel a un panel de corcho. ¿Qué otros usos podría tener el artículo?

En muchos casos la fijación funcional puede evitar que las personas vean toda la gama de usos de un objeto.

También puede afectar gravemente a nuestra capacidad de pensar en nuevas soluciones a los problemas.

 

Fijación Funcional y Resolución de Problemas:

Imagine que necesita clavar un clavo en una pared para colgar un marco. Incapaz de encontrar un martillo, pasa una gran cantidad de tiempo buscando por su casa la herramienta que le hace falta. De repente un familiar se le acerca y le sugiere usar una llave inglesa para realizar el trabajo.

¿Por qué no pensaste en usar otro objeto para clavar el clavo? Los psicólogos sugieren que algo conocido como fijación funcional a menudo nos impide pensar en soluciones alternativas a los problemas como pudiera ser los diferentes usos de los objetos.

 

Un clásico ejemplo de Fijación Funcional

Tienes dos velas, chinchetas y una caja de cerillas. ¿Cómo colocarías las velas en la pared?

La mayoría iría directamente a clavar las velas en la pared con el uso de las chinchetas debido a la fijación funcional. Sin embargo hay otra solución, usando las cerillas se derrite la parte inferior de cada vela y luego se usa la cera caliente para pegar las velas en la caja de cerillas. Con las velas unidas a la caja se usa las chinchetas para clavar la caja a la pared.

La Fijación Funcional es un obstáculo mental que puede dificultar la resolución de problemas.

Sin embargo, esto no significa que la corrección funcional siempre sea mala. En muchos casos, puede actuar como un atajo mental que nos permite determinar rápida y eficientemente un uso práctico para un objeto, lo que nos puede permitir solucionar con mayor velocidad el problema.

Lucha contra tu Fijación Funcional
5 (100%) 1 vote
Categorías: Inteligencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *