Sesgo de confirmación:

Interpretamos hechos para confirmar nuestras creencias.

¿De dónde vienen tus creencias y opiniones? Si eres como la mayoría de las personas, probablemente te guste pensar que tus creencias son el resultado de años de experiencia y análisis objetivos de la información disponible. La realidad es que todos nosotros somos susceptibles a un problema complicado conocido como sesgo de confirmación.

Si bien nos gusta imaginar que nuestras creencias son racionales, lógicas y objetivas, el hecho es que nuestras ideas a menudo se basan en prestar atención a la información que defiende nuestras ideas.

Al mismo tiempo, tendemos a ignorar la información que desafía nuestras creencias existentes.

sesgo de confirmación

 

Comprendiendo el Sesgo de Confirmación:

Un sesgo de confirmación es un tipo de sesgo cognitivo que implica favorecer la información que confirma creencias o prejuicios existentes.

Imagine que una persona cree que las personas zurdas son más creativas que las diestras. Cada vez que esta persona se encuentra con una persona que es tanto zurda como creativa le da mayor importancia a esta «evidencia» que respalda lo que ya cree. Esta persona probablemente descartaría la «evidencia» de encontrarse con una persona diestra y creativa para seguir alimentando sus creencias.

Los sesgos de confirmación afectan la forma en que las personas recopilan información, pero también influyen en la forma que interpretamos y recordamos información. Las personas que apoyan un tema en particular no solo buscarán información para respaldarlo, sino que también interpretarán las noticias de manera que favorezcan sus ideas. También recordaran las cosas de un modo que refuerce su actitud.

 

Sesgos de confirmación en acción:

Para que se entienda mejor vamos con un ejemplo del sesgo de confirmación.

Considere el debate sobre el control de armas de EEUU.

Amanda, por ejemplo, apoya el control de armas. Ella busca noticias y artículos de opinión que reafirmen la necesidad de limitaciones sobre la posesión de armas. Cuando escucha historias sobre tiroteos en los medios de comunicación, los interpreta de una manera que respalda sus creencias existentes:

«Que la gente tenga armas lleva a que ocurran estas tragedias.»

Enrique, por otro lado, se opone firmemente al control de armas. Busca fuentes de noticias que estén alineadas con su posición. Cuando se encuentra con noticias sobre tiroteos, los interpreta también respaldando su punto de vista.

«Si la víctima hubiera tenido una pistola para defenderse… ¿Seguiría viva?»

«Los delincuentes tendrán armas con o sin control»

Estas dos personas tienen opiniones muy diferentes sobre el mismo tema y sus interpretaciones se basan en eso. Incluso si leen la misma historia, su subconsciente tiende a dar forma a la información que reciben.

 

La importancia de los sesgos de confirmación:

En la década de 1960, el psicólogo cognitivo Peter Cathcart Wason realizó una serie de experimentos conocidos como la tarea de descubrimiento de reglas de Wason. Demostró que las personas tienden a buscar información que confirme sus creencias existentes.

Lamentablemente estos tipos de sesgos cognitivos pueden impedirnos observar las situaciones objetivamente. También pueden influir en las decisiones que tomamos y pueden conducir a elecciones deficientes o defectuosas.

Durante una temporada electoral, por ejemplo, las personas tienden a buscar información positiva que muestre a sus candidatos favoritos bajo una buena luz. También buscarán información que arroje al candidato opuesto una luz negativa.

Al no buscar hechos objetivos, interpretar la información de una manera que solo respalda sus creencias existentes, y solo recordad detalles que mantienen estas creencias, a menudo se omite información crucial.

Estos detalles y hechos podrían haber influido en su decisión sobre qué candidato apoyar.

 

Conclusión:

Desafortunadamente, a todos nos afecta el sesgo de confirmación. Incluso si crees que eres de mente abierta y solo observas los hechos antes de llegar a conclusiones, es muy probable que algún sesgo moldee tu opinión al final. Es difícil combatir esta tendencia natural.

Sin embargo, si conocemos el sesgo de confirmación y aceptamos el hecho de que existe y nos afecta, podemos intentar reconocerlo. Eso puede ayudarnos a ver las cosas desde otra perspectiva, aunque nunca es una garantía.

Categorías: Inteligencia

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.